Etiqueta: memoria

Resumen de lecturas | julio 2018

 

A diferencia de las temperaturas insoportablemente altas, julio ha sido un mes de altibajos en lo que a lecturas se refiere. Estoy satisfecha por cumplir uno de mis (pocos) propósitos lectores de leer una antología de relatos al mes y por haber leído géneros diversos. Sin más rodeos, os cuento:

Sigue leyendo “Resumen de lecturas | julio 2018”

Una educación, de Tara Westover

Puntuación: 5/5
Autor: Tara Westover
Género: memoria, no-ficción
Editorial: Random House/Lumen

None but ourselves can free our mind.

Una educación, Tara WestoverTara Westover nació en el seno de una familia mormona obsesionada por la supervivencia en la falda de Buck’s Peak (Idaho). Su infancia y adolescencia está exenta de aulas u hospitales; de hecho, a efectos legales, pasaron nueve años hasta que obtuvo algún documento que acreditara su existencia. Hasta los diecisiete años, su vida fue una burbuja que giraba en torno al trabajo en el desguace familiar, los remedios homeopáticos de su madre y la constante paranoia de su padre.

Contrario a lo que cabría esperar de una memoria marcada por relaciones familiares complejas y disfuncionales, «Una educación» sorprende por su infalible respeto hacia la religión y a la familia. Tal y como indica el prólogo, Westover no busca demonizar el mormonismo, pero sí exponer toda su experiencia, que incluye a todo tipo de personas más y menos devotas. No hay palabras de ira o venganza al analizar sus recuerdos en retrospectiva; de hecho, como víctima de constantes abusos por parte de uno de sus hermanos, esta impasibilidad llega a incomodar al lector por ese peligro constante hacia su integridad física.

La autora reconstruye su pasado gracias a los testimonios de familiares y de sus diarios personales, a través de lo cual también expone ciertas ideas sobre el poder del discurso que siempre ha dictado su realidad. A lo largo de este libro, Westover explica cómo trata de poner fin a esta coacción y aceptar que sus propias palabras y convicciones tienen el mismo peso que la de los demás. En su caso, la coacción es tal que no solo duda de sí misma, sino también de su propia realidad y de sus recuerdos.

Sigue leyendo “Una educación, de Tara Westover”

Los pájaros, el arte y la vida, de Kyo Maclear

What do you regret? I regret the times I have acted with too much head or, conversely, with too much heart. I regret the times it seemed better, somehow, to hang back and not step forward. I regret, along with writer George Saunders, the tepid and timid response, the moments when another “being was there, in front of me, suffering, and I responded . . . sensibly. Reservedly. Mildly.” I regret the instances I have turned to others for guidance even when I already had a hunch of what to do. I regret the part of me that is deferential, that fears being sentimental. I regret I am not more propelled by impulse, nerve, instinct.

Puntuación: 4/5
Autor: Kyo Maclear
Género: no ficción
Editorial: Ariel

Los pájaros, el arte y la vida es una especie de monólogo interior sobre el arte de la observación y sobre cómo apreciar las pequeñas cosas en la vida por lo que son, sin esperar nada a cambio. Maclear siente que ha perdido el rumbo cuando su padre, uno de sus pilares principales, cae gravemente enfermo. En ese momento, Maclear se adentra en lo que ella denomina un estado de “dolor anticipativo”; al fin y al cabo, su padre siempre le había enseñado que hay cierta seguridad en esperar lo peor, mientras que estar a la merced de esperanzas vacías te hace insoportablemente vulnerable. Ante esta situación, la autora busca aferrarse a algo -o alguien- que la impulse hacia delante, una señal que marque el camino para seguir. Finalmente, encuentra la respuesta en un documental llamado “15 razones para vivir”; en concreto, en un músico y fotógrafo de pájaros, cuyo trabajo refleja imágenes de animales que sobresalen en la jungla urbana; esos lugares imperfectos, sucios y pedestres a los que llamamos hogar. De algún modo, las fotografías retratan ese insólito atisbo de belleza sobre lo vulgar e imperfecto.

© Jack Breakfast

El libro se compone de 12 capítulos, siguiendo los 12 meses durante los que la autora decide acompañar a este músico y fotógrafo en sus distintas caminatas por la ciudad de Toronto. Maclear ofrece su visión sobre el valor de lo insignificante, los remordimientos, la soledad, la inactividad, la espera… Sus observaciones, carentes de giros inútiles o verborrea pretenciosa, hablan sobre la necesidad de abrir los ojos y prestar atención a nuestro alrededor. Aunque el mensaje que prevalezca en el libro sea el de la introspección y la observación, ¿podemos permitirnos el lujo de dar rienda suelta a nuestro ímpetu creativo o es un indicativo de vivir en una situación privilegiada? Curiosamente, ella misma siente cierta dificultad en justificar las más insignificantes canalizaciones artísticas; por una parte, por el mundo en el que vivimos, y por otra parte, por aceptar la idea de que algo pequeño no es necesariamente irrelevante. Al mismo tiempo, como Maclear argumenta, nos cuesta asumir los ocasionales estados de inactividad. Ponemos todas nuestras fuerzas en rellenar esos vacíos que irremediablemente contemplamos como fracasos.

¿Por qué se fijó en los pájaros durante esta crisis? Hay muchas formas de interpretarlo. Los pájaros representan esa constante disputa entre lo bello y lo vulgar, lo urbano y lo salvaje, la libertad y el encadenamiento. Los humanos nos vanagloriamos de nuestra capacidad de decisión, aunque, paradójicamente, siempre estemos sometidos a algo o algún lugar. De hecho, algunas de nuestras circunstancias nos dan una falsa sensación de comodidad: tengo estabilidad, una familia, conozco mi entorno, ¿qué más podría pedir? O, por el contrario, también podemos ser nosotros los que decidamos encerrarnos por miedo a lo desconocido. En esta misma línea, ¿es posible vivir encerrado y no saberlo? Si solo has experimentado el cautiverio, ¿sabrías reconocer la libertad y saber qué hacer con ella?

A lo largo de su viaje, Maclear descarta la idea de quedarse varada soñando con la opulencia; en su lugar, indaga en la abundancia que podemos crear con recursos limitados, y en cómo utiliza estos obstáculos para que florezca su expresión artística. Por insignificante que parezca, cualquier lector -en especial aquel con inquietudes creativas- podrá extraer algo sobre lo que verse reflejado en este libro.

Ante todo, no hagas daño, de Henry Marsh

Quizá nunca lleguen a comprender hasta qué punto era peligrosa la operación y la suerte que tuvieron de que todo saliera tan bien. El cirujano, entretanto, ha conocido el cielo tras haberse asomado a las puertas del infierno.

Ante todo, no hagas daño

Puntuación: 5/5
Autor: Henry Marsh
Género: no ficción
Editorial: Salamandra

Ante todo, no hagas daño recoge parte de las vivencias de uno de los neurocirujanos más notables del Reino Unido, Henry Marsh. A lo largo de los veinticinco capítulos que componen este libro, descubrimos los entresijos de una profesión plagada de dualidades, como la valentía y el terror, la firmeza y el desasosiego o el afecto y la deshumanización. En el mejor de los casos, el encuentro entre el médico y el paciente quedará en el olvido. Por desgracia, no siempre es así.

En esta biografía conocemos a Marsh en todas las facetas que han marcado su prolongada trayectoria profesional: como estudiante de Medicina, como residente en prácticas, como paciente, como hijo, como padre y como especialista en neurocirugía. Desde un punto de vista más personal, proyecta una imagen de cordialidad y apoyo a sus pacientes, aunque su carácter tampoco queda exento de pomposidad y arrogancia hacia algunos compañeros, y de exasperación y frustración ante el Servicio Nacional de Salud.

El día a día de un neurocirujano pasa por un espectro de situaciones en las que tienen cabida la rutina, lo extraordinario y la desgracia. La misma persona que se vanagloria como un héroe por salvar la vida de un paciente puede llegar a convertirse en un villano desalmado en cuestión de horas, cuando el más mínimo error conduce hacia la muerte, o incluso peor. Sí, existen situaciones que dejan peores secuelas que la muerte. Ahora, a las puertas de su jubilación, Marsh no titubea al reconocer que, a pesar de sus numerosos triunfos, sus fracasos pesan más en el tiempo. Esta clase de confesiones personales no lo convierten necesariamente en un testimonio autocomplaciente, sino valiente y honesto.

A lo largo de los años, Marsh se enfrenta a toda clase de situaciones en un trabajo cuyo desempeño no cesa tras las puertas del quirófano. Fuera de él, los neurocirujanos deben responder a la fe ciega y a las altas expectativas que los pacientes y familiares depositan en ellos, comunicar malas noticias cuando un paciente sufre complicaciones durante la intervención y reconocer los errores (suyos o de personas a su cargo), entre otras muchas cosas. El éxito profesional de Marsh no solo radica en su pericia, sino también en su humanidad. La compleja dicotomía entre la empatía y el desapego con los pacientes marca el equilibrio que resulta esencial para responder a la recurrente pregunta: «¿Qué haría usted?»

Curiosamente, los dilemas más difíciles -aunque no menos habituales- se centran en la toma de decisiones. La experiencia del profesional no solo se refleja en su habilidad sobre la mesa de operaciones, sino también en su capacidad para determinar el momento en el que la enfermedad debe seguir su curso o, por el contrario, seguir luchando contra ella y someter al paciente a numerosas intervenciones (ninguna exenta de peligros) para mejorar su esperanza de vida. ¿Hasta qué punto es necesario intervenir si la calidad de vida empeora? ¿Qué precio se le pone a la esperanza? A diferencia de nuestra vida, estas preguntas rara vez arrojan una sola respuesta.