Categoría: Misterio

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, de Stuart Turton

Puntuación: 5/5
Autor: Stuart Turton
Género: misterio
Editorial: Raven Books

Seven Deaths of Evelyn HardcastleLo he dicho ya en todas partes, pero me repito: hacía tiempo que no me divertía tanto leyendo un libro.

La premisa de The Seven Deaths of Evelyn Hardcastle es la típica de cualquier novela de misterio; es decir, hallar al culpable de un supuesto asesinato que tendrá lugar durante una fiesta en la mansión Blackheath. No obstante, Stuart Turton introduce su propia vuelta de tuerca: este asesinato no dejará de repetirse hasta que se encuentre al asesino. En el centro de la investigación está Aiden, que vivirá este mismo día ocho veces, metiéndose en la piel -literalmente- de ocho invitados distintos, lo que le permitirá inspeccionar todos los sucesos que preceden al asesinato y recoger las pistas que lo ayudarán a resolver el enigma.

Tanto la trama como la estructura contribuyen a que esta lectura sea una experiencia satisfactoria y fascinante a partes iguales. Habría sido muy fácil caer en la redundancia en una historia que se desarrolla exclusivamente durante un día que se repite ocho veces; no obstante, cada huésped otorga una capa inesperada de profundidad a la historia. La estructura compleja y desordenada refleja, en cierto modo, el desconcierto y los sentimientos del protagonista, llevando tanto a él como al lector por caminos inesperados que conducirán a otras incógnitas que van más allá del misterioso asesinato. El hecho de encarnar a distintos huéspedes no está exento de consecuencias: en numerosas ocasiones, Aiden se debate entre su propia personalidad y la del huésped. Hay un misterio aún más grande que resolver: ¿quién es Aiden Bishop y por qué está ahí?

Sigue leyendo “Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, de Stuart Turton”

La Ciudad Embajada, de China Miéville

Ahora los Ariekei estaban aprendiendo a hablar, y a pensar, y eso dolía.

Puntuación: 4/5
Autor: China Miéville
Género: ciencia ficción
Editorial: Pan Books / Fantascy
Videoreseña

EmbassytownLa Ciudad Embajada ha sido mi primera toma de contacto con Miéville. No sabía muy bien qué esperar, salvo algo surrealista y extraño, pero finalmente he descubierto mucho más: es una historia que no duda en romper moldes y en sacar al lector de su zona de confort. La historia transcurre en el planeta Arieka, en concreto, en Ciudad Embajada,  que goza de una posición estratégica gracias a su ubicación en el extremo del Universo conocido. En este lugar conviven los humanos (Terre) y varias razas alienígenas de forma pacífica, incluidos los autóctonos Ariekei, comúnmente conocidos como Anfitriones. No obstante, la comunicación entre Anfitriones y humanos es, aparentemente, imposible.
Los Anfitriones cuentan con dos orificios/bocas que emplean para hablar, pronunciando así dos sonidos a la vez. La particularidad de este Idioma es su literalidad: solo son capaces de describir la realidad tal y como es; o sea, no pueden emplear tropos como las mentiras o las metáforas. El pensamiento, la realidad y el lenguaje permanecen siempre unidos. Para suplir estas carencias, recurren a la construcción de símiles, que obedecen a una realidad mediante la ejecución de una serie de acciones al pie de la letra. De este modo, ciertos personajes -entre ellos la protagonista, Avice- pasarán a formar parte del Idioma.

La trama plantea disquisiciones interesantes, como los recursos que empleamos para la creación de significado (verdades a partir de no-verdades) y la colonización a través del lenguaje (¿es el lenguaje extorsión o cooperación?). Cuando me paro a pensar por qué me resulta tan excéntrico este libro, recuerdo Solaris, de Stanisław Lem. Los Ariekei son, en cierto modo, como su misterioso océano: entes aparentemente inteligentes, pero carentes de sentidos. La imaginación de Miéville, además de ser alucinante, traslada esa sensación de extrañeza e inverosimilitud que debería ser algo intrínseco cuando hablamos de especies alienígenas. En este caso, el principal obstáculo no es el contacto, sino la creación de significado a partir de lo abstracto, algo a lo que nosotros recurrimos de forma habitual para dar forma a nuestros pensamientos y emociones.

En resumen, este libro es raro, ingenioso y enrevesado. Las explicaciones brillan por su ausencia durante el primer tercio, sin contar que alterna una narrativa entre presente y pasado. Es una lectura que exige cierto esfuerzo y concentración para no quedarte atrás. Si ya tienes suficiente bagaje en ciencia ficción y te apetece un reto: adelante, será una experiencia excepcional. Además, hará las delicias de cualquier lector apasionado a la lingüística y a las teorías del lenguaje.