Autor: Booksaurus | Ana

Flores para Algernon, de Daniel Keyes

Although we know the end of the maze holds death (and it is something I have not always known—not long ago the adolescent in me thought death could happen only to other people), I see now that the path I choose through that maze makes me what I am. I am not only a thing, but also a way of being—one of many ways—and knowing the paths I have followed and the ones left to take will help me understand what I am becoming.

Puntuación: 4/5
Autor: Daniel Keyes
Género: ciencia ficción
Editorial: Harcourt

Flores para AlgernonFlores para Algernon narra la historia de Charlie Gordon, un hombre de 32 años con un coeficiente intelectual de 68, cuya vida se reduce a su trabajo en la panadería y a sus clases en el colegio. Todo cambia cuando un día le invitan a participar en un experimento que promete aumentar su inteligencia después del éxito cosechado en animales. Charlie empieza a imaginar cómo cambiaría su vida si fuera como los demás: no solo sorprendería a sus amigos en el trabajo y en el colegio, también podría demostrarles a sus padres que por fin es ese hijo “normal” capaz de valerse por sí mismo.

Daniel Keyes lanza preguntas relevantes e incómodas sobre la deleznable actitud de la sociedad hacia los discapacitados mentales. El entusiasmo y el excesivo interés de Charlie por aprender demuestra que no se encuentra integrado en su entorno, una sociedad incapaz de aceptarlo tal y como es. No existe ese punto intermedio con el que la mayoría nos contentamos -o nos quejamos-; en su lugar, vive en ambos espectros de lo “excepcional”, un adjetivo que, como él mismo demuestra, acarrea connotaciones negativas y positivas. Antes de la operación, Charlie es víctima del desprecio, del maltrato e incluso de un excesivo paternalismo. Después de la operación, la cúspide de su inteligencia se posiciona como obstáculo de la felicidad, cuando es igualmente aborrecido y odiado. Dicho de otro modo, cualquier desviación de la norma no es bien recibida.

Sigue leyendo “Flores para Algernon, de Daniel Keyes”

Los pájaros, el arte y la vida, de Kyo Maclear

What do you regret? I regret the times I have acted with too much head or, conversely, with too much heart. I regret the times it seemed better, somehow, to hang back and not step forward. I regret, along with writer George Saunders, the tepid and timid response, the moments when another “being was there, in front of me, suffering, and I responded . . . sensibly. Reservedly. Mildly.” I regret the instances I have turned to others for guidance even when I already had a hunch of what to do. I regret the part of me that is deferential, that fears being sentimental. I regret I am not more propelled by impulse, nerve, instinct.

Puntuación: 4/5
Autor: Kyo Maclear
Género: no ficción
Editorial: Ariel

Los pájaros, el arte y la vida es una especie de monólogo interior sobre el arte de la observación y sobre cómo apreciar las pequeñas cosas en la vida por lo que son, sin esperar nada a cambio. Maclear siente que ha perdido el rumbo cuando su padre, uno de sus pilares principales, cae gravemente enfermo. En ese momento, Maclear se adentra en lo que ella denomina un estado de “dolor anticipativo”; al fin y al cabo, su padre siempre le había enseñado que hay cierta seguridad en esperar lo peor, mientras que estar a la merced de esperanzas vacías te hace insoportablemente vulnerable. Ante esta situación, la autora busca aferrarse a algo -o alguien- que la impulse hacia delante, una señal que marque el camino para seguir. Finalmente, encuentra la respuesta en un documental llamado “15 razones para vivir”; en concreto, en un músico y fotógrafo de pájaros, cuyo trabajo refleja imágenes de animales que sobresalen en la jungla urbana; esos lugares imperfectos, sucios y pedestres a los que llamamos hogar. De algún modo, las fotografías retratan ese insólito atisbo de belleza sobre lo vulgar e imperfecto.

© Jack Breakfast

El libro se compone de 12 capítulos, siguiendo los 12 meses durante los que la autora decide acompañar a este músico y fotógrafo en sus distintas caminatas por la ciudad de Toronto. Maclear ofrece su visión sobre el valor de lo insignificante, los remordimientos, la soledad, la inactividad, la espera… Sus observaciones, carentes de giros inútiles o verborrea pretenciosa, hablan sobre la necesidad de abrir los ojos y prestar atención a nuestro alrededor. Aunque el mensaje que prevalezca en el libro sea el de la introspección y la observación, ¿podemos permitirnos el lujo de dar rienda suelta a nuestro ímpetu creativo o es un indicativo de vivir en una situación privilegiada? Curiosamente, ella misma siente cierta dificultad en justificar las más insignificantes canalizaciones artísticas; por una parte, por el mundo en el que vivimos, y por otra parte, por aceptar la idea de que algo pequeño no es necesariamente irrelevante. Al mismo tiempo, como Maclear argumenta, nos cuesta asumir los ocasionales estados de inactividad. Ponemos todas nuestras fuerzas en rellenar esos vacíos que irremediablemente contemplamos como fracasos.

¿Por qué se fijó en los pájaros durante esta crisis? Hay muchas formas de interpretarlo. Los pájaros representan esa constante disputa entre lo bello y lo vulgar, lo urbano y lo salvaje, la libertad y el encadenamiento. Los humanos nos vanagloriamos de nuestra capacidad de decisión, aunque, paradójicamente, siempre estemos sometidos a algo o algún lugar. De hecho, algunas de nuestras circunstancias nos dan una falsa sensación de comodidad: tengo estabilidad, una familia, conozco mi entorno, ¿qué más podría pedir? O, por el contrario, también podemos ser nosotros los que decidamos encerrarnos por miedo a lo desconocido. En esta misma línea, ¿es posible vivir encerrado y no saberlo? Si solo has experimentado el cautiverio, ¿sabrías reconocer la libertad y saber qué hacer con ella?

A lo largo de su viaje, Maclear descarta la idea de quedarse varada soñando con la opulencia; en su lugar, indaga en la abundancia que podemos crear con recursos limitados, y en cómo utiliza estos obstáculos para que florezca su expresión artística. Por insignificante que parezca, cualquier lector -en especial aquel con inquietudes creativas- podrá extraer algo sobre lo que verse reflejado en este libro.

The Gloaming, de Kirsty Logan

To stay in the gloaming is to hold off the night. But if the night never comes, then neither can the day.

Puntuación: 3/5
Autor: Kirsty Logan
Género: ficción, realismo mágico
Editorial: Harvill Secker

The GloamingLa familia Ross se muda a una misteriosa isla remota con sus dos hijas para vivir una vida más tranquila. Su nuevo hogar es una mansión grande y abandonada, que, a pesar de sus fingidos empeños, no llegará a ser renovada por completo. Jamás será algo que no es: una casa en ruinas. Igual que la familia Ross busca en la isla un lugar donde desesperadamente anclarse, la isla sin nombre en la que habitan lucha contra la fuerza del mar. Cuando los habitantes de la isla están a punto de morir, emprenden el camino a lo largo de una colina para convertirse en estatuas. Finalmente, alcanzan la quietud y sus raíces se aferran a la tierra.

The Gloaming habla de esperanzas, de la madurez, del amor y del dolor. La influencia de Angela Carter en este libro es más que palpable, lo que le otorga esa vuelta de tuerca tan particular a los cuentos de hadas, esos que cuentan historias de bestias feroces, doncellas con dedos amputados o sirenas que se convierten en espuma de mar. Logan explora el verdadero significado de los cuentos de hadas; en concreto, de los roles de género, de la opresión de la mujer y del concepto idealizado del amor. Un cuento de hadas no es sinónimo de un final feliz. ¿Por qué todos los finales felices consisten en quedarse en un mismo sitio y luchar? ¿Por qué no se concibe felicidad alguna en abandonar y volver a ser uno mismo? Las hermanas Ross habían estado expuestas a las historias de amor de los cuentos de hadas desde pequeñas; no obstante, el punto de inflexión se produce cuando descubren esa sensación de ahogamiento de un amor que lo consume todo hasta arrebatarte tu propia identidad. El pescador roba y esconde la piel de la selkie para retenerla, pero, independientemente de lo que le entregues a cambio, ella siempre añorará el mar.

Del mismo modo, la familia Ross se ve irremediablemente envuelta en una lucha constante entre la inmovilidad y el cambio. Esta falsa sensación de equilibrio puede tambalearse ante una tormenta inexorable, cuya fuerza arrasa con todo a su paso, a la vez que devuelve las cosas a su lugar.

¿En qué se diferencian estas historias y cuentos de la vida real? Leedlo y sacad vuestras propias conclusiones. Os sorprenderá cómo una historia plagada de tintes fantásticos transmite un mensaje tan real. El libro saldrá a la venta en inglés el próximo 19 de abril.

Las intermitencias de la muerte, de José Saramago

(…) entonces podrá preguntar, Muerte, dónde está tu victoria, sabiendo no obstante que no recibirá respuesta, porque la muerte nunca responde, y no es porque no quiera, es solo porque no sabe lo que ha de decir delante del mayor dolor humano.

Puntuación: 5/5
Autor: José Saramago
Género: ficción
Editorial: Debolsillo

Reconozco que me intimidaba la idea de leer a un autor como Saramago. Conocía de antemano su peculiar estilo de escritura, y dejé que mis prejuicios adivinaran una lectura densa y tediosa. Nada más lejos de la realidad. En Intermitencias de la muerte, este estilo simplemente funciona: te atrapa, te obliga a seguir leyendo y a sumergirte en la lectura. Y no hay nada mejor que pedirle a un libro que esto último.

Me sorprendió descubrir una historia repleta de imaginación, de humor y de sensibilidad. Saramago ofrece su particular visión de una sociedad que, por fin, ha logrado cumplir el anhelado deseo de escapar de la muerte. ¿Por qué hemos de morir? ¿Equivale la vida infinita a la felicidad?

La primera parte del libro abarca las consecuencias del cese de actividad de la muerte en un país relativamente pequeño. Lo que un principio se recibe con inmenso jolgorio pronto se convierte en una calamidad para las funerarias, los hogares de la tercera edad, las aseguradoras, la Iglesia… El don de la inmortalidad no equivale a la juventud eterna. Para bien o para mal, la vida sigue sin interrupciones, dejando a miles de personas en ese estado intermedio que no puede clasificarse como vida o muerte. En palabras del primer ministro: “Si no volvemos a morir, no tenemos futuro”.

Durante la segunda mitad del libro, la muerte, tras analizar los resultados de su experimento, decide introducir una serie de cambios en su forma de actuar. A partir de este momento, el plano narrativo cambia de forma abrupta para dar paso a la muerte (en minúscula) como única protagonista, a quien conocemos en una fachada extrañamanente humana, mientras experimenta por primera vez el fracaso. Ajena a las consecuencias, intenta resolver el misterio de un misterioso violonchelista que se escapa irremediablemente de su letal efecto.

Ambas partes se complementan perfectamente para transmitir un mensaje esclarecedor: la vida y la muerte carecen de sentido por sí solas. No podemos definir la vida sin la muerte y la muerte sin la vida. Dadle una oportunidad: leer este libro es una experiencia peculiar que os hará reflexionar sobre vuestra percepción de la muerte.

Ante todo, no hagas daño, de Henry Marsh

Quizá nunca lleguen a comprender hasta qué punto era peligrosa la operación y la suerte que tuvieron de que todo saliera tan bien. El cirujano, entretanto, ha conocido el cielo tras haberse asomado a las puertas del infierno.

Ante todo, no hagas daño

Puntuación: 5/5
Autor: Henry Marsh
Género: no ficción
Editorial: Salamandra

Ante todo, no hagas daño recoge parte de las vivencias de uno de los neurocirujanos más notables del Reino Unido, Henry Marsh. A lo largo de los veinticinco capítulos que componen este libro, descubrimos los entresijos de una profesión plagada de dualidades, como la valentía y el terror, la firmeza y el desasosiego o el afecto y la deshumanización. En el mejor de los casos, el encuentro entre el médico y el paciente quedará en el olvido. Por desgracia, no siempre es así.

En esta biografía conocemos a Marsh en todas las facetas que han marcado su prolongada trayectoria profesional: como estudiante de Medicina, como residente en prácticas, como paciente, como hijo, como padre y como especialista en neurocirugía. Desde un punto de vista más personal, proyecta una imagen de cordialidad y apoyo a sus pacientes, aunque su carácter tampoco queda exento de pomposidad y arrogancia hacia algunos compañeros, y de exasperación y frustración ante el Servicio Nacional de Salud.

El día a día de un neurocirujano pasa por un espectro de situaciones en las que tienen cabida la rutina, lo extraordinario y la desgracia. La misma persona que se vanagloria como un héroe por salvar la vida de un paciente puede llegar a convertirse en un villano desalmado en cuestión de horas, cuando el más mínimo error conduce hacia la muerte, o incluso peor. Sí, existen situaciones que dejan peores secuelas que la muerte. Ahora, a las puertas de su jubilación, Marsh no titubea al reconocer que, a pesar de sus numerosos triunfos, sus fracasos pesan más en el tiempo. Esta clase de confesiones personales no lo convierten necesariamente en un testimonio autocomplaciente, sino valiente y honesto.

A lo largo de los años, Marsh se enfrenta a toda clase de situaciones en un trabajo cuyo desempeño no cesa tras las puertas del quirófano. Fuera de él, los neurocirujanos deben responder a la fe ciega y a las altas expectativas que los pacientes y familiares depositan en ellos, comunicar malas noticias cuando un paciente sufre complicaciones durante la intervención y reconocer los errores (suyos o de personas a su cargo), entre otras muchas cosas. El éxito profesional de Marsh no solo radica en su pericia, sino también en su humanidad. La compleja dicotomía entre la empatía y el desapego con los pacientes marca el equilibrio que resulta esencial para responder a la recurrente pregunta: «¿Qué haría usted?»

Curiosamente, los dilemas más difíciles -aunque no menos habituales- se centran en la toma de decisiones. La experiencia del profesional no solo se refleja en su habilidad sobre la mesa de operaciones, sino también en su capacidad para determinar el momento en el que la enfermedad debe seguir su curso o, por el contrario, seguir luchando contra ella y someter al paciente a numerosas intervenciones (ninguna exenta de peligros) para mejorar su esperanza de vida. ¿Hasta qué punto es necesario intervenir si la calidad de vida empeora? ¿Qué precio se le pone a la esperanza? A diferencia de nuestra vida, estas preguntas rara vez arrojan una sola respuesta.

Lobo negro, de Nick Jans

Recuerdo que volví la cabeza para verlo menguar hasta convertirse en una mota negra en la nieve, como si fuese la última vez. Miraba intensamente, confiando en recordar.

Puntuación: 3/5
Autor: Nick Jans
Género: no ficción
Editorial: Errata Naturae

20180112-untitled-2

Nick Jans cuenta en este libro -mitad memoria, mitad ensayo- la increíble experiencia de la que fueron partícipes los juneaueses durante los años 2003-2009, cuando un enorme lobo negro, en apariencia solitario, decidió establecerse en un territorio cuanto menos cuestionable para su supervivencia. Por su situación geográfica, los habitantes de Juneau no son ajenos a la experiencia de avistar todo tipo de animales salvajes; aun así, la historia y las extrañas circunstancias que rodearon a Romeo son dignas de ser contadas.

El lobo siempre ha sido un animal polémico; de hecho, aún hoy despierta posturas muy dispares. Por un lado, se argumenta que el lobo es una amenaza económica por el potencial daño que suponen para el ganado y animales de caza que, al fin y al cabo, consideramos “nuestros”; por el otro, se defiende su papel dentro del curso natural de los ecosistemas, por no hablar del reclamo que pueden suponer estas especies en el turismo y la fotografía. Dentro de este espectro también se incluyen posturas extremas, cegadas bien por el odio o bien por una exagerada veneración. En un segundo plano, resulta interesante analizar el tratamiento del lobo en el folklore y cultura popular, un factor que puede haber contribuido directa o indirectamente a las ideas preconcebidas sobre estos animales que aún prevalecen.

Aunque cabría esperar que un libro así arrojara una perspectiva previsible e unilateral, lo que convierte a este ensayo en un estudio aún más interesante del lobo es la postura y el trasfondo del autor, que convivió durante años con los iñupiaq, una tribu de Alaska de cazadores y recolectores. Dicho de otro modo, Jans había pasado parte de su vida cazando lobos, osos y caribúes, entre otros. Años después, decidió renunciar a su vida como cazador para convertirse en escritor y fotógrafo. Siendo consciente de su pasado, ofrece sus conocimientos como cazador, acompañados de información sobre el panorama actual de los animales salvajes en Alaska.

Sobre todo, no es un ensayo que imponga una visión o moraleja. Entrelaza la idiosincracia de Romeo y la contrasta con datos y hechos de la naturaleza del lobo, siempre respaldados por los correspondientes estudios: la composición y jerarquía de las manadas, alimentación, el vínculo genético entre el perro doméstico y el lobo, las muertes de humanos a manos de lobos, y un largo etcétera. Sin embargo, en lo que respecta a la historia de Romeo, serán muchas las dudas que queden sin resolver: ¿de dónde había salido el lobo? ¿Se habría separado de alguna manada? ¿Estaba verdaderamente solo? ¿De qué se alimentaba? ¿Por qué sentía tanta afinidad con algunos perros domésticos? Jans presenta y analiza todas las hipótesis para después descartarlas o dejarlas en el aire. Al fin y al cabo, su intención no es necesariamente dotar a esta insólita historia de sentido, sino rendir homenaje a un animal salvaje que, para bien o para mal, no dejó indiferente a nadie.

Jans era consciente de que, paradójicamente, la convivencia de dos especies enfrentadas durante siglos supondría el peligro y la seguridad de Romeo al mismo tiempo. Se había convertido en un personaje conocido, lo que significaba estar en el punto de mira de sus admiradores y detractores, de curiosos y de cazadores. Muchos justificarían el inevitable desenlace del afable lobo negro de Juneau diciendo que era solo un lobo pero, independientemente del tinte amargo de esta historia, Romeo logró unir a parte de la comunidad de Juneau y, además, abrir el diálogo entre perspectivas opuestas.

Romeo, ©Nick Jans

Aunque la realidad de Juneau y sus maravillosos parajes naturales nos quedan desafortunadamente lejos, Nick Jans no solo arroja por fin algo de luz a uno de los animales más controvertidos de la actualidad, sino que logra trasladarnos a este mundo casi onírico, donde convivió lo humano y lo salvaje de manera fugaz.