Reexaminando clásicos: Rebecca, de Daphne du Maurier

Un comentario

But Rebecca would never grow old. Rebecca would always be the same. And her I could not fight. She was too strong for me.

Puntuación: 4/5
Autor: Daphne du Maurier
Género: ficción
Editorial: Virago

RebeccaAVISO: esta reseña contiene detalles importantes de la trama.

Una protagonista joven e ingenua, sin perspectivas de futuro, contrae matrimonio con Maxim de Winter, un hombre viudo mucho mayor que ella que representa todo aquello a lo que puede aspirar: un nombre, un hogar, una reputación. Sin embargo, la sombra de su difunta esposa, Rebecca, permanece presente dentro y fuera de la mansión Manderley. Desde el primer momento, la protagonista lucha por deshacerse de la opresiva influencia de su predecesora, omnipresente en todo momento.
A primera vista, es una premisa que encajaría perfectamente en la categoría de romance, pero hay mucho que explorar más allá de la superficie. Aunque cumple con las típicas características de la novela gótica – una mansión aislada y llena de misterio, una sutil presencia sobrenatural, un ambiente asfixiante y deprimente -, no se trata de una simple historia de celos y conspiración. A decir verdad, creo que Rebecca se disfruta mucho más siendo conscientes de las múltiples referencias a Jane Eyre y del mensaje que puede transmitir a partir de estas. Al fin y al cabo, comparten la misma fórmula: un romance entre un hombre mayor y una mujer más joven, la enigmática figura de una primera esposa y una mansión en llamas. ¿Sería esto lo que le habría pasado a Jane Eyre de no haber tenido un concepto más claro de su identidad?

Rebecca y la protagonista simbolizan posturas opuestas del papel más tradicional de la mujer en esta época: la primera, una mujer que sabe aprovechar su posición privilegiada y el poder de las apariencias para rebelarse ante la opresión del matrimonio y los roles de género; la segunda, una mujer sumisa e incapaz de definir su propia identidad. La protagonista reconoce y admira en numerosas ocasiones las cualidades de Rebecca; no obstante, a diferencia de la leyenda de Barba Azul, ella permanece inerte ante la verdadera naturaleza de su marido: su impulso es apoyarlo, perpetuando así su figura como cómplice incondicional en busca del reconocimiento y aprobación ajenas.

Rebecca me ha reconciliado un poquito más con Daphne du Maurier. No es solo una novela de suspense gótica con giros poco esperados, sino también un reflejo y crítica de los valores que predominaban en la Inglaterra del siglo XX. Una mujer frágil se casa con un hombre con la esperanza de obtener una nueva vida. Intenta desesperadamente encajar en su nuevo papel como mujer de la alta sociedad, pero, por desgracia, esto implica estar sujeta a una serie de protocolos y costumbres sexistas. Al final, su círculo también se completa al volver a convertirse en una figura acompañante, sin nombre ni voluntad. Sin embargo, me parece más interesante plantearse si el verdadero antagonista de esta historia ha podido cambiar con el paso tiempo: ¿Rebecca, por su carácter manipulador y rebelde o Maxim, que perpetua una figura machista que acaba con el espíritu de sus dos esposas?

Singular: 1 comentario en “Reexaminando clásicos: Rebecca, de Daphne du Maurier”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s