Lobo negro, de Nick Jans

No hay comentarios

Recuerdo que volví la cabeza para verlo menguar hasta convertirse en una mota negra en la nieve, como si fuese la última vez. Miraba intensamente, confiando en recordar.

Puntuación: 3/5
Autor: Nick Jans
Género: no ficción
Editorial: Errata Naturae

20180112-untitled-2

Nick Jans cuenta en este libro -mitad memoria, mitad ensayo- la increíble experiencia de la que fueron partícipes los juneaueses durante los años 2003-2009, cuando un enorme lobo negro, en apariencia solitario, decidió establecerse en un territorio cuanto menos cuestionable para su supervivencia. Por su situación geográfica, los habitantes de Juneau no son ajenos a la experiencia de avistar todo tipo de animales salvajes; aun así, la historia y las extrañas circunstancias que rodearon a Romeo son dignas de ser contadas.

El lobo siempre ha sido un animal polémico; de hecho, aún hoy despierta posturas muy dispares. Por un lado, se argumenta que el lobo es una amenaza económica por el potencial daño que suponen para el ganado y animales de caza que, al fin y al cabo, consideramos “nuestros”; por el otro, se defiende su papel dentro del curso natural de los ecosistemas, por no hablar del reclamo que pueden suponer estas especies en el turismo y la fotografía. Dentro de este espectro también se incluyen posturas extremas, cegadas bien por el odio o bien por una exagerada veneración. En un segundo plano, resulta interesante analizar el tratamiento del lobo en el folklore y cultura popular, un factor que puede haber contribuido directa o indirectamente a las ideas preconcebidas sobre estos animales que aún prevalecen.

Aunque cabría esperar que un libro así arrojara una perspectiva previsible e unilateral, lo que convierte a este ensayo en un estudio aún más interesante del lobo es la postura y el trasfondo del autor, que convivió durante años con los iñupiaq, una tribu de Alaska de cazadores y recolectores. Dicho de otro modo, Jans había pasado parte de su vida cazando lobos, osos y caribúes, entre otros. Años después, decidió renunciar a su vida como cazador para convertirse en escritor y fotógrafo. Siendo consciente de su pasado, ofrece sus conocimientos como cazador, acompañados de información sobre el panorama actual de los animales salvajes en Alaska.

Sobre todo, no es un ensayo que imponga una visión o moraleja. Entrelaza la idiosincracia de Romeo y la contrasta con datos y hechos de la naturaleza del lobo, siempre respaldados por los correspondientes estudios: la composición y jerarquía de las manadas, alimentación, el vínculo genético entre el perro doméstico y el lobo, las muertes de humanos a manos de lobos, y un largo etcétera. Sin embargo, en lo que respecta a la historia de Romeo, serán muchas las dudas que queden sin resolver: ¿de dónde había salido el lobo? ¿Se habría separado de alguna manada? ¿Estaba verdaderamente solo? ¿De qué se alimentaba? ¿Por qué sentía tanta afinidad con algunos perros domésticos? Jans presenta y analiza todas las hipótesis para después descartarlas o dejarlas en el aire. Al fin y al cabo, su intención no es necesariamente dotar a esta insólita historia de sentido, sino rendir homenaje a un animal salvaje que, para bien o para mal, no dejó indiferente a nadie.

Jans era consciente de que, paradójicamente, la convivencia de dos especies enfrentadas durante siglos supondría el peligro y la seguridad de Romeo al mismo tiempo. Se había convertido en un personaje conocido, lo que significaba estar en el punto de mira de sus admiradores y detractores, de curiosos y de cazadores. Muchos justificarían el inevitable desenlace del afable lobo negro de Juneau diciendo que era solo un lobo pero, independientemente del tinte amargo de esta historia, Romeo logró unir a parte de la comunidad de Juneau y, además, abrir el diálogo entre perspectivas opuestas.

Romeo, ©Nick Jans

Aunque la realidad de Juneau y sus maravillosos parajes naturales nos quedan desafortunadamente lejos, Nick Jans no solo arroja por fin algo de luz a uno de los animales más controvertidos de la actualidad, sino que logra trasladarnos a este mundo casi onírico, donde convivió lo humano y lo salvaje de manera fugaz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s