Resumen de lecturas (noviembre 2017)

No hay comentarios

Últimamente, estoy recuperando el gusanillo de escribir reseñas y resúmenes de mis lecturas. Lo cierto es que disfruto más de lo que parece destripando un libro, no solo porque significa hacer un ejercicio de lectura más consciente, sino también porque me ayuda a rememorar experiencias. Os dejo con mis impresiones de algunas lecturas del pasado mes de noviembre:

 

The Silent Companions, de Laura Purcell. 3/5

The Silent Companions, de Laura Purcell, logra cruzar esa fina línea entre lo atmosférico y lo terrorífico en más de una ocasión. Es una novela perturbadora, con una atmósfera espeluznante que contiene todas las características habituales de la literatura gótica: una mansión encantada, fenómenos paranormales, supersticiones, tragedias familiares, muerte, enfermedades mentales y un reparto de personajes detestables. La historia se desarrolla a lo largo de tres marcos temporales -uno de ellos en forma de diario- y, con todos sus giros más y menos esperados, se me ha pasado volando. A diferencia de algunas novelas de la época, la prosa no es excesivamente cargada y va directa al grano, lo que facilita bastante el ritmo de lectura. Resulta también gratificante ver a una protagonista ingeniosa y capaz de valerse por sí misma (lo último que esperaba era verla forzando cerraduras), en lugar de ser la típica damisela desgraciada de este tipo de historias.

El año del pensamiento mágico y Noches azules, de Joan Didion. 5/5 y 4/5

El año del pensamiento mágico es un libro desgarrador a la par que impactante por la manera en la que Didion aborda la tragedia de la repentina muerte de su marido, John Dunne. Los datos y la bibliografía que arroja sobre el duelo y la muerte son interesantes («Cuando tengas problemas, me enseñaron desde niña, lee, aprende, investiga, acude a la literatura. La información era control»); no obstante, el recurso de la repetición de ciertas frases y cronología de eventos -casi a modo de coro griego- te devuelve a ese torbellino de emociones e incredulidad que se encierran en la mente de la autora al intentar procesar lo ocurrido. Una lectura dura e imprescindible.

Noches azules podría considerarse, en parte, la continuación de El año del pensamiento mágico; aun así, las sensaciones que me han evocado estas lecturas no han sido las mismas. Ambos comparten el estilo que muchos califican como «distante» de la autora a la hora de relatar la tragedia que rodea a la muerte de su marido e hija, pero este último resulta mucho más personal al abordar la inevitable vulnerabilidad de la autora en su entrada a la vejez. No es solo un relato que sirve como “cierre” a dos grandes pérdidas, sino también una reflexión sobre el incuestionable paso del tiempo, el verdadero significado de los recuerdos y el miedo ante la propia fragilidad que experimenta la autora. Todo ello está envuelto en la metáfora que da título al libro, las noches azules como premonición de la oscuridad, el olvido, la enfermedad y la muerte.

Lagartija, de Banana Yoshimoto. 3/5

Lagartija es un conjunto de relatos cortos de Banana Yoshimoto, cuyo punto en común son los momentos que marcan un antes y un después en las vidas de diferentes parejas (recién casados, novios, comprometidos, divorciados, etc.) en el Japón actual. Se abordan temas como la soledad, la búsqueda de identidad propia, y la confrontación y aceptación del pasado de uno mismo. Son relatos muy íntimos que parten de personajes o situaciones desalentadoras hasta que, finalmente, alcanzan cierto entendimiento que denota esperanza y la posibilidad de un nuevo comienzo.

Me pareció especialmente interesante el relato La espiral, donde se aborda el tema de los recuerdos y la posibilidad de descartar aquellos que nos resulten “inútiles” (pero ¿se puede llegar a etiquetar un recuerdo como útil o inútil? ¿Qué define esta cualidad, en cualquier caso?); por otra parte, también disfruté del crecimiento a nivel psicológico y social que experimenta la protagonista de Sangre y agua.

He de reconocer que no empecé la lectura con buen pie (el primer relato es el que menos me ha gustado), pero, a medida que fui avanzando, las historias también fueron mejorando. Para el que no esté acostumbrado a leer literatura japonesa contemporánea, pueden resultar algo chocantes los valores más conservadores que aún prevalecen en las relaciones en pareja o en familia, o ese recurso tan recurrente de abstracción que entrelaza la realidad con la imaginación y los sueños. No obstante, con tan solo 160 páginas, es una buena opción para iniciarse con esta autora.

The Joy Luck Club (El club de la buena estrella), de Amy Tan. 4/5

Las protagonistas de The Joy Luck Club (El club de la buena estrella) son cuatro madres inmigrantes de China y sus respectivas hijas, la primera generación estadounidense. Durante la guerra, Suyuan Woo fundó el club que da nombre al título, un lugar de reunión de mujeres con la esperanza de escapar del ambiente de incertidumbre que les rodeaba. Ya establecida en San Francisco, Suyuan decide refundar el club junto a tres amigas íntimas, también inmigrantes: An-mei Hsu, Lindo Jong y Ying-Ying St. Clair. Al morir Suyuan, su hija Jing-mei releva su posición en el club. Tras enterarse de la existencia de sus hermanastras en China, Jing-mei empieza a cuestionar si será capaz de contar la historia de su madre o de estar a la altura de sus altas expectativas. Su incertidumbre da pie a la principal preocupación que atormenta a estas madres: preservar su legado a través de sus hijas.

El libro lo conforman un total de dieciséis relatos divididos en cuatro partes, alternando las voces de las madres y de las hijas. Todos ellos forman un mosaico de sus experiencias durante su infancia y edad adulta en China y Estados Unidos, respectivamente. Más allá del choque generacional, el vínculo de las madres y las hijas también se ve afectado a causa del choque cultural: las hijas se sienten frustradas ante la imposibilidad de trasladar los consejos y las experiencias caducas de sus madres a una cultura y país nuevos. No se trata solo de resolver conflictos generacionales, sino también de hallar un equilibrio entre la reconciliación de culturas y la preservación de la identidad propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s